José S. Carrasco revive el Abarán de hace un siglo

0
503

El Cronista Oficial de la Villa, José Simeón Carrasco Molina (Pepe Jarras) ofreció anoche, en el ecuador del ‘VII Curso Abarán: acercamiento a una realidad’ una entretenida charla sobre las vivencias de nuestro pueblo, relatadas a través del periódico ‘En marcha’ publicado en aquella época. (Fotos por gentileza de PITI)

Homenaje-a-D.-Indalecio-Maquilón-Carrelón

En la sala Adolfo Suárez con más de cien asistentes, tuvo lugar la tercera de la sesiones del VII Curso “Abarán: acercamiento a una realidad”. La sesión comenzó con un emotivo homenaje a Indalecio Maquilón, fallecido recientemente y miembro activo del CEA, coincidiendo con su 81 cumpleaños. José S. Carrasco lo definió como un colaborador leal, puntual y desinteresado, con un gran amor por las cosas de su pueblo y enemigo siempre de aparecer en primera línea.

Homenaje a D. Indalecio Maquilón

El Concejal de Cultura le hizo entrega de un diploma a su viuda e hija y después su hijo Javier Maquilòn leyó unas palabras de agradecimiento destacando de su padre el amor por su pueblo y el amor por su familia.

Homenaje a D. Indalecio Maquilón

A continuación comenzó la charla con una conversación telefónica con Pedro F. García que explicó cómo habían llegado a él los periódicos EN MARCHA, pues su abuelo Fidelio era uno de los componentes del Círculo republicano que era el editor de este medio.

José S. Carrasco comenzó haciendo un recorrido por la prensa local del siglo XX con varia cabeceras de las cueles las más duraderas habían sido EN MARCHA, EL VIGÍA y LA NORIA.
Hizo un recorrido por la vida de Abarán según este periódico desde septiembre de 1908 hasta febrero de 1909, centrándose en algunos datos curiosos como la tormenta de 19 de septiembre de 1908 en la que una mujer fue arrastrada por las aguas en la rambla de Benito pero consiguió salvarse, lo cual fue un acontecimiento muy celebrado en el pueblo.

Además hizo referencia a algunos comentarios de los redactores que manifestaban un fuerte anticlericalismo, haciendo referencia a la fiesta del Niño que ellos consideraban como poco higiénica. Además aparecen proyectos malogrados como el del Asilo, que este medio se oponía a que fuera regentado por monjas y el proyecto de unas escuelas que pretendían hacerse en el cementerio viejo (manzana del antiguo bar La Pilarica). Hizo referencia a algunos sucesos de orden público y acabó con los comentarios en torno a la celebración del carnaval de 1909, siendo estas sus palabras finales:

Hemos parado el reloj en este último día de febrero de 1909, hace nada menos que 110 años, hemos dejado paseando por nuestras calles y cuidando nuestra huerta a nuestros abuelos o bisabuelos lejanos en e tiempo pero cercanos en el recuerdo.

Hemos dejado en ese febrero de 1909, días después de haber impartido una documentada charla sobre el alcoholismo, al reputado médico D. Jesús Templado, enfermo, aunque por suerte no de gravedad.

Hemos despedido, después de pasar unos días en este pueblo que es el suyo a D. Tranquilino Tornero, que marcha a Albudeite donde reside.

Hemos dejado con el dolor del duelo a las familias de la virtuosa señora Dª María Ruiz Gómez y de Dª Encarnaciòn Gómez, que fue modelo de madres, cuyos entierros se celebraron hace unos días y fueron una gran manifestación de cariño.

Hemos dejado a los agricultores luchando a brazo partido contra la terrible plaga del piojo rojo, experimentando nuevos productos que se anuncian casi como milagrosos para su exterminio.

Hemos dejado al arquitecto D. José Antonio Rodríguez trabajando en el proyecto del edificio de unas nuevas escuelas sobre el solar del antiguo cementerio.

Hemos dejado las calles de San Pablo, la Mencía o Artichuela a falta de que el alcalde dé la orden de que se haga en ellas una limpieza a fondo.

Hemos dejado el proyecto del asilo a falta de que algún benefactor tome la iniciativa y se decida a encabezar una suscripción popular para hacerlo realidad.

Hemos dejado el paseo de la ermita a falta de hacer otro tramo de muro con su verja de hierro para que sea en el futuro este paseo la envidia de los pueblos vecinos.

Hemos dejado a Fidelio Gómez, Avelino Vargas, Antonio Morte, Damián Yelo, José Carrasco, Bautista Tenedor, Aurelio Gómez y otros muchos correligionarios, reunidos en su Círculo de la calle Cánovas, soñando con una república que seguro que algunos no llegaron a ver hecha realidad.

Y, haciendo correr el reloj 110 años, yo espero esta noche haberles dejado a todos ustedes expectantes y ansiosos por volver a escucharme en una próxima ocasión.