Un alumno que se rompió dos dientes en la fiesta de fin de curso no recibirá indemnización

0
607

Un alumno de un colegio de Abarán que se rompió dos dientes durante la fiesta de fin de curso no recibirá ninguna indemnización por parte de la Consejería de Educación, pese a que el padre atribuyó lo sucedido a que el suelo del centro estaba mojado y provocó la caída de su hijo, ocasionándole la rotura en su dentadura.

Según el dictamen emitido por el Consejo Jurídico de la Región de Murcia, no ha quedado demostrada la relación de causalidad que debe existir entre el daño por el que se reclama y el anormal funcionamiento de los servicios públicos para que surja la responsabilidad patrimonial de la Administración. Noticia publicada por La Verdad.

El padre del menor reclamó una indemnización por valor de 265 euros en concepto de los gastos que había tenido que asumir por la reparación de los dos dientes fracturados de su hijo.

Además, al expediente que instruyó la Consejería, se le incorporó un informe del director del colegio en el que expuso que el suceso se produjo cuando el menor subió unas escaleras para tirar un objeto a la papelera y tropezó en el último escalón, sufriendo una caída que le causó la rotura de los dientes. Al parecer, el suelo estaba mojado, «pero sin que reuniera peligro para caídas».