Antonio Moreno “El Cura”: “Lo más importante no es el pregonero, ni el pregón en sí, sino lo que se pregona”

0
1954

La noche de este pasado sábado, 14 de julio, la Hoya del Campo vivió dos de sus actos centrales de las Fiestas Patronales 2018, en honor a Santiago Apóstol.

En la Plaza Aranaga y Gorostiza, a las 11 en punto de la noche, tuvo lugar la presentación de las reinas, juvenil e infantil y sus damas de honor, y la lectura del pregón de feria que este año ha corrido a cargo de Antonio Moreno Saorín, “El Cura”, hijo de la Asuncionica de Bonifacio y de Antoñin de la Mercedes.

Con la presencia del alcalde del municipio, José Miguel Manzanares, el alcalde pedáneo, José Benavente, el concejal de Tradiciones Populares y Promoción Cultural, Francisco Javier Fernández, además de una amplia representación de la Corporación Municipal y, en medio de cientos de vecinos y visitantes que abarrotaron la céntrica plaza, los presentadores del acto, Melania y David, fueron llamando una a una a las 5 niñas que representarán durante estas fiestas a la belleza infantil de la barriada.

Así subieron al escenario las damas infantiles, Rocío Carbonell Mora, Nuria Martínez Salar, Aitana Carbonell Benavente, Lucía Miralles Mondejar y Elena Carrasco López. La última en ocupar su sillón fue la futura Reina Infantil 2018, Yanira Jiménez Rodriguez que será coronada el próximo viernes, 20 de julio.

Tras ser obsequiadas por las distintas autoridades que las fueron recibiendo sobre el escenario, se dio paso a la presentación de la Reina Juvenil y sus damas de honor. Este año han sido 7 las jóvenes elegidas para ostentar estas distinciones.

La primera dama de honor en ser llamada fue Zaida Sánchez Novas, a quien le siguió, Laura Mármol Lucas, Aurora Bernal Molina, Alba Mondejar Carrillo, Ana Mercedes Fernández Pagán y Susana Cano Pagán. El último lugar se reservó para la Reina Juvenil de este año, Amelia García Bermejo.

A continuación, el encargado de anunciar oficialmente las fiestas de este año, Antonio Moreno Saorín, “El Cura”, se hizo dueño del escenario para dar comienzo a su pregón, un pregón cargado de emotividad que dedicó en primer lugar “a las dos personas que hicieron posible que hoy sea quien soy, con todos mis defectos y mis pocas virtudes. Para ti mamá, Asuncionica de Bonifacio por inculcarme el valor de la honestidad y de la superación. Y a ti papá, Antoñin de la Mercedes (El Cura ) por haberme contagiado tu amor al trabajo y a la tierra, junto a tu lealtad hacia las personas y tus ganas de vivir”.

Igualmente hizo extensiva esta dedicatoria “a unos amigos que ya no están pero que siempre vivirán en mi recuerdo, Pepe Cancarix, Antonio el del garaje, Rojo de la ferretería, y a tantos y tantas que hoy nos miran desde las estrellas” y por su puesto a su mujer, Ahinoa y a sus dos hijos, David y Mario.

“El Cura”, que en mitad de la lectura de sus memorias, como él mismo definió su discurso, se quitó la chaqueta, la camisa y la pajarita que llevaba puestas y se quedó en camiseta de manga corta,  para ser yo mismo y que pueda disfrutar  este momento plenamente junto a todos vosotros”, matizó, quiso que el pregón fuese una noche para recordar vivencias, anécdotas y personas, y así lo hizo, ya que para él “lo más importante no es el pregonero, ni el pregón en sí, sino lo que se pregona”. Por ello dijo, “voy a cerrar los ojos y a transportarme a mi niñez corriendo en pantalón corto y sandalias de goma, por las escasas calles de nuestra Hoya del Campo de hace 45 años” para terminar con sendos vivas a Santiago y a la Hoya del Campo.

El acto lo cerró el alcalde de Abarán, José Miguel Manzanares, quien impuso un pin de la noria al pregonero, y tuvo palabras de agradecimiento para todas las personas que a diario trabajan para que nuestras tradiciones no se pierdan. Para terminar deseó a vecinos y visitantes unas Felices Fiestas.

PREGÓN 2018 FIESTAS HOYA DEL CAMPO. Antonio Moreno Saorín, “El Cura”.

Al calor de julio, cuando el sol va levantando,
Entre parras y frutales despierta mi Hoya del campo.
Días de pista y bailes
Pólvora música y campanas.
Carrozas, cervezas frías y el que pueda, algunas gambas.
Días de besos y abrazos
De verbenas hasta la madrugada ..
Días de noches de amoríos, apoyados en una barra.
Días de turrones y picardías
Carruseles y camas elásticas, de paesicos de los mozos, para ver a las zagalas.
Días de misa y de rezo,
de visitas, del familiar y el tocayo.
Días de procesión, de nuestro querido patrón a lomos de blanco caballo.

Escuchadme Hoyeras y Hoyeros, todos unidos, codo con codo, mano con mano.
Con la voz del corazón,
Gritemos al cielo, viva la Hoya, viva Santiago.

Buenas noches señor alcalde, alcalde pedáneo, concejales, autoridades , vecinos y vecinas de la Hoya del Campo, amigos y amigas.

Antes de empezar este pregón, quiero decir dos cosas muy importantes para mí.

Primera: Quiero pedir disculpas por estar aquí hoy sobre este escenario, sabiendo que hay cientos de personas aquí que merecen este honor antes que yo, es por ello que para mí este pregón signifique hoy un tremendo honor.

Segunda: Quiero presentarme ante todos ustedes, soy Antonio Moreno Saorín “El cura”, hijo de la Asuncionica de Bonifacio y de Antoñin de la Mercedes.

Dichas estás dos cosas importantes para mí, os quiero transmitir a todos los presentes, la enorme satisfacción que siento de estar aquí en este día tan especial e importante para la Hoya del Campo, os puedo asegurar que me emociona profundamente.

No quiero hacer el de hoy un pregón largo y cansado, por lo que voy a ser bastante breve y concreto, ( o eso espero)

Cuando Don José Benavente me paró una tarde hace ya unos meses y me dijo, Antonio, tienes que ayudarme con una cosa, yo le contesté lo que necesites, tú dirás José, y ahí me propuso ser pregonero, mi primera reacción, fue de sorpresa y asombro, lo admito no esperaba en absoluto que fuese tal cosa, yo siempre estoy abierto a ayudar en lo que me piden y puedo, pero en ese instante me quedé como ya dije, muy sorprendido, pero al mismo tiempo, sentí una tremenda satisfacción personal difícil de describir, pregonero yo? pensaba mientras me alejaba oyendo a José repetirme, a grito pelao, no lo digas que sea una sorpresa. Hoy, le doy las gracias por esa confianza puesta en mi persona, y ya que estoy aquí arriba, y antes de seguir con este pregón, me gustaría dar mi enhorabuena y pedir un aplauso para él y para  esas vecinas y vecinos de nuestra Hoya que forman la Comisión de Fiestas, y que año tras año, desinteresadamente, intentan que nuestras fiestas sean un poquito mejor, un aplauso y toda mi admiración para todos ellos y ellas.

Esta noche, es como poco, una noche para recordar vivencias, anécdotas, personas, esta noche, lo más importante no es el pregonero, ni el pregón en si.. no, esta noche lo más importante, es lo que se pregona, las fiestas de la Hoya del Campo en honor a Santiago apóstol, esta noche lo importante sois todos vosotros que sois la verdadera esencia de las fiestas.

Qué es un pregón?
Para mí, un pregón sois vosotros y vosotras, personas de mi día a día, frases cotidianas, anécdotas, historias de aquí, sin todo ello, sería algo vacío y sin alma.

Un pregón es: mi amigo Antonio “Peteño” contándome que el regó a calderos los pinos de la piscina hace 60 años.

Un pregón es: mi amigo Terry contándome que llegó a la Hoya en brazos de su madre, o Claudio en paz descanse, hablándome de Miguel Hernández, el poeta, mientras fumábamos un cigarro, Pedro Peazomalo contándome el porqué de ese apodo tan peculiar.

Un pregón es recordar una noche cantando con los acordes de la guitarra de mi amigo Bienvenido de la Amparin.

Es el recuerdo de un verano inolvidable de piscina con el Peluso al frente de la cantina. Mis cafés del desayuno con Pascual Angosto, Pepe Salar, mi Fausto, Camacho..

Un café de sobremesa con el “Limber” hablándome de almendras, o Antonio el “Garapachero” contándome chascarrillos.

Un pregón es recordar a mi amigo Paquin el Malillo contarme por millonésima vez cuando me mandó a desbarbar parras y las despelleje todas, o recordar a su hijo José cómo discutimos a la hora de pagar un café.

Es la sonrisa siempre dispuesta del alma de la Hoya Pascual Argudo, el Pascual de todos y todas..

Un pregón es escuchar a Pascualín el sacristán de nuestra iglesia, contarme que me ha visto correr por estas calles hace casi 50 años, es, la Maruja de Andrés Bastida preguntarme con ese cariño, Antoñin como estáis todos? Y así un sin fin de pequeños detalles  historias y personas, amén de  tantos y tantas que ante la imposibilidad de nombrar quedan en el tintero de mi corazón y a las cuales les pido disculpas.

Mi familia y yo somos vecinos recientes de la Hoya del campo, pero también es cierto que mi vida está ligada a este lugar desde mi infancia, y desde del minuto cero de venir a vivir aquí hace ya 5 maravillosos años, nos hemos sentido parte de este lugar y sus gentes.

Siempre hice mías las palabras de Manolo García, aquellas que decían: Mi patria en mis zapatos.

Hoy amigos y vecinos, voy a hacer caso omiso a un grandísimo amigo, Pepe Beato (El Palomo Cojo) y  voy a prescindir de papeles escritos para dar forma a este pregón, hoy me voy a saltar todas las normas y cánones de cualquier pregonero, voy a cerrar los ojos y a transportarme a mi niñez corriendo en pantalón corto y sandalias de goma, por las escasas calles de nuestra Hoya del campo de hace 45 años, esta noche no voy a leer un papel, voy a leer mi memoria para todos vosotros con todo mi cariño y toda mi pasión.

Antes de comenzar a leer mi memoria como os decía, dejarme que os exprese lo feliz y honrado que me siento en estos instantes, me siento muy muy cómodo entre tantas amigas y amigos, y espero y deseo que vosotros también lo estéis, pero para que este pregón sea algo vivo, para que sea una prolongación de mí mismo, debo ser sin duda yo mismo, debo ser la persona que conocéis del día a día, por ello, y pasado ese instante de presentación, me vais a permitir que sea yo mismo y disfrute este momento plenamente junto a todos vosotros.

Desde hoy y por unos días, cambia por completo la rutina cotidiana de la Hoya del campo, desde hoy el espíritu de las fiestas llena cada rincón del pueblo y de los corazones de todos, y lo vamos a vivir intensamente, porque nunca sabemos que nos depara el futuro.
Desde hoy todos son bienvenidos a estos días de fiesta, de música,  alegría y devoción.

Dicho esto, amigos y vecinos, hoy he querido ser más que un simple pregonero que anuncia estas fiestas, hoy, he intentado ser memoria para la memoria de los que estáis aquí.

Hoy he querido honrar la memoria de los que ya no están, porque en realidad somos en esencia un 50% de vida y otro 50% de memoria.

Hoy me van a permitir ustedes que este humilde pregonero, dedique este sencillo pregón y así mismo sirva de homenaje en primer lugar a las dos personas que hicieron posible que hoy sea quien soy, con todos mis defectos y mis pocas virtudes, para ti mamá, Asuncionica de Bonifacio por inculcarme el valor de la honestidad y de la superación. Y a ti papá, Antoñin de la Mercedes ( el cura ) por haberme contagiado tu amor al trabajo y a la tierra, junto a tu lealtad hacia las personas y tus ganas de vivir.

Quiero dedicar este pregón a unos amigos que ya no están pero que siempre vivirán en mi recuerdo, Pepe Cancarix, Antonio el del garaje, Rojo de la ferretería, y a tantos y tantas que hoy nos miran desde las estrellas..

Para ellos y por ellos deseo ofrendar estas flores a nuestro patrón Santiago Apóstol, para que vele por todos allá en su gloria, y a su vez ellos nos cuiden desde allí.

Quiero dedicarlo a mi mujer el timón y la vela del barco de mi vida, a mis hijos la pasión de mi día a día, a toda mi familia y por supuesto a todos ustedes.

Quiero cerrar este pregón, esperando que hayan disfrutado de él tanto como yo.

Ya solo me resta pediros que me acompañéis con vuestras voces gritando;
Viva Santiago.
Viva Santiago.
Viva la Hoya del Campo.
Buenas noches y Felices Fiestas

Antonio Moreno