Asesinan a puñaladas a una anciana en su vivienda de Abarán

0
2123

La Guardia Civil trata de esclarecer qué hay detrás de la muerte de María, una vecina de 82 años de edad que ha sido hallada muerta en su vivienda de Abarán, informaron fuentes cercanas. Noticia publicada por La Opinión.

Aunque en un primer momento se barajó que el fallecimiento podría deberse a causas naturales, dada la avanzada edad de la mujer, el cuerpo fue sometido a un examen forense y ahí saltó la alarma. Cuando se encuentra un cadáver en estas circunstancias, el protocolo dicta que ha de ser trasladado al Instituto de Medicina Legal, para que se le practique una autopsia que descarte que se trata de una muerte violenta. Y lo que dictaminó el forense fue que el óbito no se debía a causas naturales. Había signos de violencia. En concreto, indicaron fuentes próximas a la investigación, había lesiones de arma blanca.

Ocurría en la calle Doctor Molina de Abarán, el pasado viernes. El cuerpo de María era localizado por una mujer que solía ir a casa de esta anciana una vez por semana, para limpiar y ocuparse de otras tareas domésticas. La señora avisó a Emergencias. Rápidamente, al lugar se desplazaron expertos del Instituto Armado, que precintaron la puerta del piso de la vecina y procedieron a la búsqueda de pruebas.

El forense dejó claro que no se trataba de una muerte natural, ya que según consta en su informe, había signos de apuñalamiento por arma blanca, apuntan las fuentes. La duda que ahora tiene la Policía Judicial es si se trata de un homicidio fruto de una discusión o si está ante un asesinato premeditado. Asimismo, y tras la autopsia practicada, se ha determinado que la mujer podría llevar muerta al menos un día o dos.

De momento, el Grupo de Homicidios de la Benemérita descarta el móvil del robo como origen del crimen. Fuentes próximas al caso explicaron que se indaga en el entorno de la víctima, con el fin de tratar de aclarar las circunstancias del óbito. Así las cosas, el cuerpo de la vecina ha permanecido días en una cámara del Instituto de Medicina Legal, hasta que los restos fueron entregados a su familia. Las exequias de la mujer tuvieron lugar en la Parroquia de San Pablo. Luego recibió sepultura en el camposanto de Abarán.