Aún estamos a tiempo

0
588

El Cronista Oficial de la Villa, José S. Carrasco, ha remitido a nuestra redacción un artículo que ha titulado «Aún estamos a tiempo» en el que pone en valor la necesidad de que Abarán cuente con un Museo Etnográfico para » salvar tantas muestras de nuestro pasado que son retazos de unas formas de vida que ya ha caducado pero que estamos obligados a transmitir a nuestras generaciones más jóvenes».

Se nos puede escapar nuestra historia por el cruel desagüe del olvido si no hacemos nada para evitarlo. Aún estamos a tiempo de salvar tantas muestras de nuestro pasado como se conservan en muchas “cámaras últimas” que son retazos de unas formas de vida que ya ha caducado pero que estamos obligados a transmitir a nuestras generaciones más jóvenes que deberían poder conocer cómo se trabajaba en las antiguas almacenes de frutas y fábricas de conservas o cómo se cosía en esas antiguas sastrerías o qué se vendía en aquellas tiendas de ultramarinos o cómo era aquella escuela en la que aprendieron nuestros abuelos o cómo se trabajaba la madera en las antiguas carpinterías o qué espectáculos servían de distracción a nuestros antepasados….y tantos otros aspectos de la vida de un pueblo de los que no quedará ni rastro si no somos capaces de irlos recogiendo para que se expongan en ese Museo Etnográfico que tanto estamos demandando desde hace años y del que ya tenemos un avance con valiosas piezas referentes a varios oficios pero que exige unas instalaciones más amplias en un lugar más accesible y con todos los medios de que hoy se dispone para hacer más atractiva su muestra.

Imágenes del I Certamen de Costumbres Populares y Embellecimiento de Calles Feria y Fiestas 2019.

En este pueblo contamos con un factor muy positivo y es el interés por conocer nuestro pasado y de ello hemos tenido muestras bien patentes en los cursos de divulgación histórica que hemos organizado, en las exposiciones que en ellos se han montado y, más recientemente, en dos iniciativas que deben ser valoradas como fue el Certamen de Costumbres Populares y Embellecimiento de calles que tuvo lugar en la feria y que hizo del casco antiguo de nuestro pueblo un verdadero museo al aire libre, y la exposición “La Escuela de ayer”, inaugurada hace unos días en el Colegio Virgen del Oro, con la coordinación y el empeño de Álvaro Carpena, un ejemplo de esos jóvenes que se enamoran de cualquier prospecto o aparato antiguo y que está tomando el testigo de los que estamos ya mucho tiempo en esta tarea de rescate del pasado abaranero pero ya vamos peinando canas.

Imagen de la exposición «La escuela de ayer» en el colegio Bilingüe Virgen del Oro.

Es verdad que alguien puede defender que hay en Abarán problemas más acuciantes en ámbitos como el urbanismo, la creación de empresas, el tráfico, el saneamiento de las arcas municipales y bastantes más, pero ya va siendo hora de la creación de un Museo Etnográfico digno de este pueblo y del que podamos sentirnos orgullosos. Material para incluir en él hay aún de sobra en nuestras casas más antiguas, aunque han ido ya al vertedero verdaderos tesoros, y hay, además, voluntad de muchos propietarios de ceder lo que encierran sus cámaras últimas al pueblo si de verdad hubiera garantías de ser expuesto en un Museo en condiciones y con perspectivas de futuro, y hay interés de los abaraneros por contemplar estas huellas de su pasado, interés que también se haría extensible a muchos que nos visitan y que tendrían así un motivo más para acercarse a este pueblo, escondido entre montañas y bastante desconocido incluso en la región de Murcia. Es por ello por lo que no sería solo un lugar de puro reencuentro con nuestro pasado sino un factor más de dinamización turística para el futuro.

Estamos observando cómo gran parte de nuestro casco antiguo está en venta y que, por ello, el contenido de muchas de esas casas corre peligro de acabar en contenedores, pero hay que hacer una llamada a la sensibilidad y la generosidad de la gente para evitar este triste final. Sensibilidad para apreciar el valor de tantos objetos antiguos que son testigo de una época ya pasada, y generosidad para donarlos al pueblo para que se conviertan en medio de conocimiento de nuestra historia a los que vienen detrás.

Un factor importante para que este futuro Museo tenga vitalidad es la implicación de los centros educativos pues, sin ellos, poco sentido tendría y solo alcanzaría rendimiento a corto plazo. Afortunadamente, tanto los colegios de Primaria como de Secundaria están organizando últimamente actividades encaminadas a que los alumnos/as conozcan su pasado y en este empeño hay que seguir y habría que llevar a cabo una campaña de sensibilización en los centros con actividades atractivas en los que los niños/as se implicaran con poco esfuerzo en el conocimiento de la historia de su pueblo.

Fotografía de la exposición que realizó el colegio Juan XXIII el pasado año sobre cosas antiguas y curiosas de nuestro municipio.

Contando con la labor de los colegios para la difusión de nuestro pasado, el interés de los abaraneros por las “cosas de antes”, la disposición de muchos para donar lo valioso que aún albergan sus casas, falta que por parte del Ayuntamiento se escoja un local amplio, accesible y que habrá que dotar con tantos medios como hoy existen en estas instalaciones pues no se trata solo de colocar objetos, maquinarias o papeles, sino de acompañarlos con una infraestructura (cartelería, vitrinas,…) llamativa y moderna.

Es verdad que no se puede hacer de un día para otro, pues es algo que para lo que hay que escuchar a personas interesadas en estos temas, hay que barajar las diversas opciones, hay que elaborar el presupuesto del coste del acondicionamiento y mantenimiento y, lo más importante, disponer de los fondos para llevarlo a cabo. Todo ello necesita tiempo y por ello habría que comenzar ya este proceso que culminará, quiero estar seguro de ello, en ese Museo Etnográfico que Abarán reclama, merece y necesita.

JOSE S. CARRASCO MOLINA
Cronista Oficial de la Villa