Condenan al Consistorio de Abarán por nombrar jefe de la Policía a un agente que no le correspondía

0
431

Treinta y cinco años de servicio policial merecían un reconocimiento oficial a modo de ascenso. Un agente de la Policía Local de Abarán, que recurrió a los tribunales después de que el gobierno local nombrara jefe del cuerpo a otro efectivo, tendrá que percibir 6.335,67 euros que saldrán de las arcas municipales, incluidos los intereses. Noticia publicada por La Verdad.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Murcia ha condenado al Ayuntamiento de Abarán al estimar el recurso interpuesto por el cabo de la Policía Local José María Yelo Valero. El juez declara nulas las resoluciones administrativas por las que se desestiman los recursos presentados por este sobre el nombramiento como jefe accidental de la Policía a favor de Joaquín Ruiz Ayala, cuyo nombramiento queda sin efecto.

La sentencia expone que los hechos se remontan a marzo de 2016, cuando el sargento de Policía, Serafín García Herreros, se encontraba en situación de incapacidad temporal. El 16 de marzo se emitió un decreto de la alcaldía nombrando a Joaquín Ruiz Ayala jefe sustituto de la Policía Local, pese a no ser el cabo de mayor antigüedad, resolución esta que no fue notificada a José María Yelo como interesado directo, al ser el cabo más antiguo del cuerpo.

En febrero de 2017, Yelo pidió asumir la jefatura del cuerpo, amparándose en el artículo 17 del Reglamento de la Policía Local de Abarán. Dos días después, se desestimó su petición y recibió una notificación acerca del nombramiento de Ruiz Ayala.

Ahora la Justicia le da la razón a Yelo y ordena al Ayuntamiento «nombrarle jefe accidental en sustitución de García Herreros, por ser el cabo de mayor antigüedad, y a reconocer el derecho del mismo a que se le abonen, en concepto de indemnización, las diferencias retributivas que resulten de los haberes que le hubiera correspondido percibir por tal nombramiento y con efectos retroactivos desde el momento en el que el señor Yelo Valero debió ser nombrado Jefe Accidental», reza la sentencia.

Este tema salió a la luz en el Pleno ordinario de octubre, celebrado esta semana. En una moción presentada el pasado martes, la oposición en bloque (PSOE, IU, Ciudadanos y UYD) solicitó, «en un plazo de 48 horas, la dimisión de la concejal de Policía local, Alba Gómez, por negligencia en el cumplimento de sus funciones, omisión de las precauciones más elementales, no prever y omitir el daño e imprudencia e inobservación de reglamentos y deberes, y, en el caso de que no se produzca de manera voluntaria, que sea el alcalde quien la cese inmediatamente de todas sus funciones». La edil se negó a dimitir y además contó con el respaldo del alcalde, José Miguel Manzanares.

Pueden ver aquí este momento del pleno:

«No voy a dimitir»

Para la oposición, «esto es solo una muestra del caos organizativo que existe en la Policía y otra pequeña muestra de irresponsabilidad de la concejal de Policía, que fue avisada desde el primer momento que al final íbamos a terminar en los juzgados y que sus decisiones costarían dinero al pueblo».

Por su parte, la concejala de Policía, pese a reconocer que la propuesta de nombramiento a Ruiz Ayala fue suya, explicó cómo fue todo el proceso y negó que actuara con «arbitrariedad y negligencia», escudándose siempre «en el asesoramiento de los servicios jurídicos y la secretaria, así como en la Ley de Coordinación de las Policías Locales, superior al reglamento, que en su artículo 23 deja abierta la posibilidad de elegir para un cargo determinado. No voy a dimitir». La sentencia es firme.