El domingo, 15 de septiembre, tendrá lugar el nombramiento de José Antonio Gómez como Hermano Mayor de San Cosme y San Damián de Abarán

0
582

El domingo, 15 de septiembre, a las 11:00 horas en la iglesia de la Ermita, tendrá lugar el nombramiento de José Antonio Gómez como Hermano Mayor de San Cosme y San Damián de Abarán

El acto está organizado por la Hermandad de San Cosme y San Damián.

Con motivo de esta distinción, el periódico La Verdad publicó hace unas semanas una interesante entrevista a José Antonio Gómez.

Nacido en Abarán en 1942, José Antonio Gómez Gómez estudió Farmacia en la Complutense de Madrid, carrera que acabó en 1966. Dos años más tarde abrió una botica en Abarán y, en 2011, otra en Santomera, que en la actualidad dirigen sus hijos. Hace un año recibió, por parte del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Región de Murcia, la Gran Cruz de Honor. Fundó la Junta de Hermandades Pasionarias de Abarán y ha formado parte de las cofradías de San Juan y Cristo del Silencio. Ya jubilado, ha sido nombrado hermano mayor de la Hermandad de San Cosme y San Damián, distinción que estrenará en septiembre.

-¿Qué significa para usted este nombramiento?

-Como persona creyente y practicante, es un orgullo para mí y mi familia.

-¿Lo esperaba?

-Pese a haber sido durante tres legislaturas secretario de la hermandad, no lo esperaba y tampoco lo he solicitado. En la actualidad, soy el hermano número uno de esta hermanad en la que he trabajado mucho.

-¿Qué piensa que ha aportado usted a la hermandad?

-Sobre todo, trabajo, experiencia y conocimientos. Coincidiendo en mi etapa como presidente de la Junta de Hermandades Pasionarias de Semana Santa se me pidió reorganizar la hermandad de los Santos Médicos y con la llegada del sacerdote Juan García Inza preparamos el IV centenario de San Cosme y San Damián. Gestionamos la pintura interior de la cúpula de la iglesia de la Ermita y los altares de la Virgen de Pilar y del Cristo del Silencio, entre otras cuestiones.

-¿Qué siente cuando salen los Patronos en la procesión?

-Me encanta y me emociona. He estado toda mi vida, y lo sigo estando, relacionado con las procesiones de mi pueblo que son manifestaciones de religiosidad popular. Las procesiones no le hacen daño a nadie y tenemos que ver su parte positiva y no repudiarlas.

-¿Cuál es el pilar fundamental de esta hermandad?

-Sin duda alguna, el amor que siente Abarán por sus Patronos. Nuestros antepasados nos hablaban de los Santos Médicos con cariño y esta es la forma de fomentar su amor.

-¿Qué le une a esta agrupación religiosa?

-Muchísimas cosas. Por los años ochenta ya impartía cursos prematrimoniales bajo la tutela del cura Francisco Gil Belchí e hicimos un fichaje extraordinario, el artista Luis Molina que pintó la Ermita, la Adoración de los Reyes Magos y el Bautismo de Cristo, depositado en San Juan. También recuerdo que el altar de la Virgen de Fátima lo pagaron los niños de Acción Católica bajo la tutela de Severo y Quino.

-¿Cómo contribuye la hermandad a la misión evangelizadora de la Iglesia?

-Fomenta la devoción a los Santos Médicos y organiza la procesión del día 26 de septiembre, una misa solemne para todos los abaraneros en la iglesia de San Pablo, y diferentes novenas y ayudas a familiares.

-¿Le preocupa la crisis de valores que parece envolver a la sociedad?

-En la actualidad, las personas puede ser que nos faltemos el respeto unos a otros, pero cuando pensamos las cosas fríamente, nos damos cuenta que el mejor camino es el trazado por la Iglesia. No nos tenemos que avergonzar de lo que somos y darnos cuenta de que como humanos que somos, todos tenemos que rectificar lo incorrecto. Hay que pensar que la Iglesia está dirigida por hombres, pero la cabeza de la Iglesia es lo más importante. La civilización que se deshumaniza no tiene futuro.