Entrevista en La Verdad a José Miguel Manzanares

0
692

El periódico LA VERDAD, publica una amplia entrevista con José Miguel Manzanares, alcalde a Abarán.

Al igual que hiciera en su etapa de funcionario municipal, des 1996 y hasta mediados de febrero de 2018, cuando pidió la excedencia, José Miguel Manzanares Peñaranda (Abarán, 1971) es el primero en abrir la puerta del Consistorio para cumplir con su trabajo como alcalde, tarea que desempeña tras reemplazar al dimisionario Jesús Molina, también del PP, partido al que lleva afiliado desde hace 22 años. Sueña con seguir como regidor y compaginarlo con su familia, para disfrutar de sus dos hijos mellizos, que pronto cumplirán 4 años.

¿Cuál es el balance de estos casi catorce meses con la vara municipal?

-Muy positivo en cuanto a infraestructuras, entre ellas la carretera RM-513, principal vía de acceso al pueblo, la terminación de la comisaría de policía, los caminos de Candelón y Viejo de Fortuna, y las obras de mantenimiento del Puente Viejo, que estamos a la espera de la subvención del Ministerio de Fomento para su arreglo definitivo. Además, está a punto de empezar la rehabilitación de la Noria Grande, cuyos trabajos ya están contratados y la adecuación de la carretera RM-514, ya adjudicada en 254.000 euros.

¿Qué ha sido lo más gratificante y lo más doloroso de su mandato?

-Lo mejor ha sido comprobar que todo lo hecho ha sido en beneficio de los vecinos para mejorar su calidad de vida, como por ejemplo el parque infantil en la Plaza Vieja. Y lo más triste es gobernar en minoría.

¿Hay algunas infraestructuras que le hubiera gustado ejecutar, pero no ha podido acometer?

-Fundamentalmente tres. Primero, iniciar las obras en el parking de Los Malillos para solucionar el problema del aparcamiento, con un presupuesto de 180.000 euros que tenemos que aportar entre la familia y el Ayuntamiento. Cuando yo entré me lo encontré cerrado y ya lleva cinco años. Otra actuación urgente es mejorar la entrada al polideportivo. Habría que hacer un convenio (compra de terrenos o expropiación) con los propietarios de la empresa ubicada al principio. Y es que como la actuación figura en la UA-2 que es residencial, le tendríamos que darle una parcela en otro sitio, adelantar nosotros el derribo y luego repercutírselo. Y la tercera es la carretera A-22 en La Hoya del Campo que ya está licitada en 2,2 millones de euros. Sin olvidar, la ampliación del colegio Santiago Apóstol, cuyo proyecto ya está aprobado.

La oposición le acusa de no sentarse para llegar a acuerdos.

-En los primeros meses de mi mandato me senté con ellos y no hubo entendimiento. Y a partir de ahí, todo ha sido un no por no, circunstancia que provocó no poder sentarnos a intentar llegar a acuerdos, principalmente con Ciudadanos y UYD.

¿Cómo ha sido la relación con sus rivales en la Corporación?

-En los primeros meses quise acercarme a los grupos de la oposición. Lo intenté, aunque en estos cuatro últimos meses ha sido imposible.

En cuanto a la querella a los ediles de Cs e IU, ¿gana o pierde Abarán?

-Pienso que ganará. Tenemos que sentar una bases para decir hasta aquí hemos llegado. Los políticos deberíamos y debemos respetarnos mutuamente a nivel personal.

Si no sacara mayoría el próximo 26 de mayo ¿pactaría con algún grupo?

-Posiblemente sí. Tenemos que ser sensatos y positivos al mismo tiempo para llegar a pactos, y mirar únicamente por el interés de los vecinos, y no por los intereses personales.

Usted es funcionario, pero ¿se veía como alcalde hace año y medio?

-Sinceramente no. Iba en el puesto número ocho por el PP y estaba para ayudar en varias competencias.

¿Es consciente que un ayuntamiento no puede funcionar sin tener aprobado su presupuesto, máxime cuando no cuenta con mayoría?

-Soy totalmente consciente de este hecho. Con el Presupuesto de 2017 es muy difícil funcionar y será la próxima Corporación quien tenga que aprobar el del 2019. Es lo más urgente que habrá que hacer.

¿Piensa renovar su equipo de gobierno para la próxima legislatura?

-Sí. Habrá una renovación casi total, sobre todo de gente joven, aunque también habrá personas con más experiencia y edad.

¿Por dónde cree que pasa el futuro del municipio?

-Lo principal y prioritario es poner en marcha el polígono industrial para crear empleo y riqueza y que los jóvenes no tengan que marcharse fuera. El de Los Lucas es el de más viabilidad con 65.000 metros cuadrados. El plan parcial está aprobado desde 2006, pero quedó estancado. Ya hemos hecho otras gestiones y se ha cambiado el sistema de concertación directa a compensación y será el Ayuntamiento quien coja las riendas. Estamos en negociaciones con Iberdrola para el suministro eléctrico. Y otra fuente importante es el turismo. Queremos que la gente venga a ver las rutas de Las Norias.

A usted le dimitió una concejal y a su antecesor, dos. En total, tres de siete en esta legislatura, ¿hay crisis interna en el PP?; ¿se siente respaldado por el partido a nivel local?

-No puedo hablar de crisis porque vine después y a mí solo me ha tocado prescindir de Estibaliz Bermejo al tener que marcharse fuera de Murcia al aprobar unas oposiciones. En cuanto a las dimisiones de Tornero Carpena y Molina Izquierdo, ellos tendrán sus razones. Yo me siento respaldado por mi partido.

¿Recuerda alguna decisión que haya tomado como primer edil y de la que se arrepiente?

-No me arrepiento, pero algunas veces las cosas se han podido hacer de otra manera.

¿Cómo se definiría como alcalde?

-Trabajador y un vecino más que mira por los intereses de Abarán.