Procesión del Santo Entierro, noche de luto y recogimiento

Jueves, 21 de Septiembre de 2017

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Radio Abarán

Inicio Noticias Actualidad Local Procesión del Santo Entierro, noche de luto y recogimiento

Procesión del Santo Entierro, noche de luto y recogimiento

AddThis Social Bookmark Button

La Procesión del Santo Entierro, en la noche del Viernes Santo, congregó en las calles de Abarán a centenares de vecinos del municipio. Anderos, Nazarenos, componentes de las bandas de tambores y cornetas, músicos...unos participando activamente de la representación de la muerte del Salvador y otros viviendo su fe como espectadores de un desfile que año tras año emociona por su seriedad y respeto.

"Por Cristo todos volverán a la vida"

Así como el pecado del primer Adán tiene un efecto universal ("por Adán murieron todos"), lo tendrá también la acción redentora de Cristo, el último Adán ("por Cristo todos volverán a la vida") todo hombre que vive en este mundo es solidario con la situación de pecado de la humanidad; pero, uniéndose a la acción salvadora de Cristo, tiene la posibilidad de vivir la vida de Dios y de luchar contra el condicionamiento de pecado presente en la humanidad y en la historia.

"Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo".

José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato autorización para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato se lo concedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo. Fue también Nicodemo - aquel que anteriormente había ido a verle de noche - con una mezcla de mirra y áloe de unas cien libras.

Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar.

En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía había sido depositado. Allí, pues, porque era el día de la Preparación de los judíos y el sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

Jesús, después de haber confiado el discípulo Juan a María con las palabras: "Mujer, he ahí a tu hijo", desde lo alto de la cruz se dirige al discípulo amado, diciéndole: "He ahí a tu madre".

Los Siete Dolores de la Virgen, simbolizados en un corazón con siete puñales, son: los padecimientos de Cristo ante la Cruz, la Crucifixión, la muerte en la Cruz, la Lanzada, el Descendimiento, la Piedad y el Entierro.

Una vez, llega la Virgen de La Soledad al Atrio, la imágen del Redentor es portada a hombros y mostrada a la Madre. En la puerta de la Iglesia de San Pablo, que simboliza El Santo Sepulcro, el coro David Templado dedica a la Virgen un dolor. La plegaria, marca el final del trayecto, donde numerosos fieles esperan en silencio la llegada de la Virgen, una muestra de fe y respeto que representa la belleza y solemnidad que envuelve las procesiones de Abarán.

Medios

Síguenos en tu red social