La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) advierte de la posible irrupción en el sureste peninsular de una DANA (Depresión Aislada de Niveles Altos)

0
1201

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) advierte de la posible irrupción en el sureste peninsular de una DANA (Depresión Aislada de Niveles Altos). Su llegada a la Península, prevista para mañana, junto a la presencia de un flujo cálido y húmedo del Mediterráneo, provocará una marcada inestabilización de la atmósfera, con chubascos y tormentas, principalmente en el este y sureste, que afectarán de lleno a todas las comarcas murcianas.

Entre el sábado 8 y el lunes 10, con la DANA muy probablemente centrada en el suroeste y el viento de componente este, las zonas más afectadas serán la Región de Murcia, Andalucía oriental, el área del Estrecho, Melilla, Comunidad Valenciana y extremo oriental de Castilla-La Mancha. Los chubascos y tormentas serán probablemente fuertes e incluso muy fuertes o persistentes y localmente con granizo.

Ante este panorama, el delegado del Gobierno, Diego Conesa, ha comunicado a todos los organismos de la Administración General del Estado, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad e instituciones la necesidad de permanecer en alerta a través del Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de Meteorología Adversa, al aproximarse la época en la que aumentan las probabilidades de que se registren grandes precipitaciones en cortos periodos de tiempo.

Las condiciones climáticas de la Región de Murcia y, especialmente, su régimen pluviométrico, ponen de manifiesto cómo, en los últimos días del verano y durante todo el periodo otoñal, existe una mayor probabilidad de que se registren situaciones meteorológicas que deriven en elevados registros de precipitación sobre cortos periodos de tiempo, dando lugar a lluvias muy fuertes (por encima de 30 litros/m2 a la hora) e incluso torrenciales (más de 60 litros/m2) que pueden llegar a provocar avenidas fluviales e incluso procesos de inundación.

A través del citado plan, se pretenden minimizar las consecuencias, implicando la necesidad de estar en alerta ante aquellas situaciones en las que, sin mediar pronóstico meteorológico alguno, se registren importantes volúmenes de precipitación que, igualmente, requerirían la activación del sistema de actuación de Protección Civil.