La elección de Teodoro García como secretario general sitúa a la Región en la cúspide del PP

0
1449

El ciezano Teodoro García Egea, diputado en el Congreso desde 2011, ha sido el elegido por el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, como secretario general; un nombramiento con el que el recién designado líder popular ha roto todas los pronósticos y que premia el trabajo realizado por el parlamentario murciano como director de la exitosa campaña que le llevó a derrotar a Soraya Sáenz de Santamaría en el congreso extraordinario. Noticia publicada por La Verdad.

Teodoro García Egea, de 33 años, se convierte así en el hombre fuerte del Partido Popular, teniendo solo por encima al presidente, al que, según los Estatutos, sustituirá cuando esté ausente. Entre las funciones del nuevo secretario general están la de coordinar todas las áreas de actividad del partido, la jefatura de todos los empleados, la comunicación con los afiliados y el seguimiento de la aplicación del programa político del PP. Será también el responsable «de los acuerdos, directrices y decisiones adoptadas por el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva Nacional, de cuyas reuniones levantará acta», señalan los Estatutos populares. El diputado asume un cometido que anteriormente realizaron María Dolores de Cospedal, Ángel Acebes, Mariano Rajoy, Javier Arenas y Francisco Álvarez-Cascos, entre otros. Todos ellos llegaron a ser ministros en los distintos gobiernos del Partido Popular.

La llegada de Teodoro García a la secretaría general del PP sitúa por primera vez a la Región, una comunidad que históricamente ha tenido poco peso en el conjunto del país, en lo más alto de este partido. Aunque el nombramiento se produce en un momento en el que PP no gobierna en España, tras la moción de censura contra Rajoy, la posición del ciezano garantiza al menos que las reivindicaciones murcianas en asuntos como el agua y las infraestructuras sean conocidas de primera mano por la ejecutiva popular.

Hasta ahora, los murcianos que habían ocupado posiciones más altas en las direcciones de sus partidos eran Juan Ramón Calero, portavoz de AP en el Congreso entre 1987 y 1989, y María González Veracruz, quien formó parte el núcleo duro del PSOE en la primera etapa de Pedro Sánchez como secretario general. En la época de Felipe González, la beniajanera Josefa Pardo fue miembro de la Ejecutiva Federal socialista como secretaria de la Mujer.