Las campanas de San Pablo no sonarán hasta que se adapten a la normativa antirruidos

0
471

El diario La Opinión publica un nuevo artículo en relación al conflicto suscitado por el sonido de las campanas de la iglesia de San Pablo en el que recoge que el juzgado ha archivado la causa por lo penal, pero deja abierta la puerta a que se presente un contencioso.

Juan Yepes, el vecino de Abarán que denunció al alcalde por no evitar que el sonido de las campanas de la iglesia de San Pablo le impidiese descansar por las noches, asegura que él y los alrededor de 40 vecinos que firmaron para que se establecieran medidas correctoras, estarán alerta para que se cumplan las ordenanzas municipales de regulación de la convivencia ciudadana (artículos 9 y 10) y ruidos (artículo 13).

Yepes interpuso la denuncia acusando al alcalde de prevaricación por la vía penal. Sin embargo, el juzgado número 3 de Cieza ha acordado «el sobreseimiento provisional de acuerdo con lo establecido en el artículo 641.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sin perjuicio de las acciones civiles y de otra clase que resulten procedentes». El afectado, que asegura hablar en nombre del resto de vecinos, explica que comenzó a quejarse hace más de dos años «sin que el alcalde y los concejales competentes en esta materia hicieran caso». Asimismo añade que «ahora es cuando se ha iniciado la medición de ruidos que pedí en 2016, se están elaborando informes y se ha instado al Obispado para que lo solucione».

Yepes confía en «la buena voluntad del alcalde para solucionar el problema», aunque resalta que todos los vecinos «vamos a estar alerta y en cuanto escuchemos las campanas sonando a un nivel mayor de lo permitido, llamaremos al 112 para que sea la Policía la que actúe». Denunció el asunto públicamente en este diario en abril de 2017, cuando aún no había interpuesto la denuncia contra el Ayuntamiento. Sin embargo, y al observar que el Consistorio no actuaba, se dirigió a los juzgados.

Por su parte, la concejala y portavoz del Ayuntamiento de Abarán, Alba Gómez, ha confirmado que las campanas no suenan desde hace varios meses y se ha congratulado del sobreseimiento de la causa, reseñando que el Consistorio «ha estado trabajando en este asunto desde que tuvo conocimiento de estas quejas. También se ha dado órdenes al Obispado para que ajuste el nivel de decibelios de las campanadas a las ordenanzas».