El politólogo, Eduardo Gómez Molina, impartirá un curso sobre dirigir campañas electorales

0
346

Pese a su juventud, Eduardo Gómez Molina (Abarán, 1986) es todo un experto en protocolo y comunicación. Licenciado en Ciencias Políticas y después de estudiar dos másteres en Márketing y Gobierno, y en Administración y Políticas Públicas, respectivamente, ejerce como profesor de Secundaria en la especialidad de Geografía e Historia desde 2011. El próximo mes impartirá, además, un curso para que los políticos sepan llevar a cabo una adecuada campaña electoral. A este politólogo le encanta el ajedrez, la fotografía y el ‘footing’. Entrevista publicada en La Verdad.

-¿Por qué decidió estudiar Ciencias Políticas?

-A mí siempre me ha interesado la política. Como era un apasionado de la historia, yo lo que quería era ser profesor.

-¿Cuáles son las salidas laborales de un politólogo?

-Pienso que no hay carreras con salida, sino gente con salida. Pero Ciencias Políticas te habilita para ser un gran profesional y para trabajar tanto en el sector público como privado.

-¿Hay más mujeres que hombres politólogos?

-En Ciencias Políticas no hay una gran diferencia entre sexos. Aunque desconozco el dato, aventuraría que no existen diferencias entre el número de hombres y de mujeres. Los politólogos eran personas poco conocidas hasta hace escasos años. ¿Y a qué se ha debido este desconocimiento? A que hay mucho intrusismo en los partidos políticos. Además, aún hay muchos políticos que no saben para qué valemos. También tenemos el problema de que mucha gente que está en los partidos, delante o detrás del electorado, nos ven con recelo. Temen que les quitemos el puesto y, quizás, con razón.

-¿Qué puede adelantar del primer curso de campañas electorales que va a impartir?

-Desde la Escuela de Protocolo de la Región de Murcia vamos a impartir este curso encaminado a formar a personas de cara las próximas elecciones de mayo de 2019. Vamos a enseñarles oratoria y retórica, estrategias de campaña, vamos a crear líderes políticos. El curso se impartirá durante enero y febrero de 2019 en la Facultad de Derecho, en el Campus de La Merced, en Murcia. En febrero iniciaremos otra formación sobre Protocolo Básico.

-¿Fue correcta la aplicación del Artículo 155?

-Sí. Cuando te saltas la ley hay consecuencias. Muchos políticos se creen que pueden hacer lo que quieran y se evaden de la realidad cuando están gobernando. Se llegan a creer sus mentiras y luego pasa lo que pasa.

-¿Qué opinión le merece el asunto de la tesis de Pedro Sánchez?

-Si la Universidad dio el visto bueno, yo no soy quién para poner en duda su validez. Pero este año 2018 se ha demostrado la ‘titulitis’ de nuestros políticos. No es mejor político el que más estudios tiene, sino el que mejor gestiona.

-A tenor del patinazo de Tezanos, ¿cómo de fiables son las encuestas ahora mismo?

-Considero que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) siempre ha estado politizado. Si a eso se suma que en el panorama político cada vez hay más competitividad electoral, que unos días antes de las elecciones no se pueden publicar encuestas y que la gente miente y cambia su voto los últimos días, es cada vez más difícil anticipar los resultados. Y si no, que se lo pregunten a Hillary Clinton.

-Mucha gente se pregunta cómo es posible que sigan siendo votados políticos corruptos. ¿Por qué ocurre esto?

-Cada vez se penaliza más la corrupción, pero hace unos años apenas importaba. Cuando la cosa iba bien y la gestión se consideraba como buena, la gente no se quería creer lo de la corrupción. Con la crisis, la mala gestión se penalizó mucho más. Hoy en día, quien sume ser corrupto a ser mal gestor, está acabado. Creo que la mayoría de los políticos de todos los partidos son honrados, pero una manzana podrida te destroza el cesto.

-¿Quién gobernará la Región de Murcia en mayo de 2019?

-Todo parece indicar que el centro derecha seguirá gobernando la Región, aunque el desgaste va a ser notable. Actualmente ni siquiera los protagonistas saben cómo serán los posibles pactos tras las elecciones. La pregunta es cuántos partidos tendrá la Asamblea. Parece que los últimos escaños se los van a disputar Somos Región y Vox, mientras que la segunda plaza está en pugna entre PSOE y Ciudadanos.