Una empresa abaranera construye el nuevo puente de Ojós

0
1986

El pueblo más pequeño de la Región, Ojós, cuenta desde este domingo con un nuevo reclamo turístico: un puente colgante en El Solvente, en la zona de la antigua presa. Noticia publicada por La Verdad.

El proyecto, que fue sacado a concurso por el Ayuntamiento de Ojós y que le fue adjudicado a los hermanos Antonio y Ángel Ariño, es obra del ingeniero Luis Bernardeu. Presentado a la Asociación para el Desarrollo Rural Integrado de la Vega del Segura (ADRI), ha sido supervisado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Agua y Pesca, que le dio el visto bueno. Finalmente, ha sido financiado con fondos europeos y su presupuesto ha ascendido a 30.000 euros.

Al acto de inauguración, acudieron cerca de un centenar de personas, entre ellas el alcalde, Pablo Melgarejo; los ediles Encarna Palazón y José López, y el autor del proyecto. Hasta el cura Antonio Guillén, que bendijo las instalaciones en compañía del sacristán Antonio Avilés, no quiso perderse el acontecimiento.

IMG-20180822-WA0008

El responsable de la construcción del puente colgante, Antonio Ariño, explicó que «el puente tiene un recorrido total de unos ochenta metros y en él se han empleado unos 2.000 kilos de madera; otros 2.000 de hierro y unos 600 de acero». Los trabajos han durado dos meses. «El puente es de tipo tibetano», dijo Ariño, amante de la escalada y de la naturaleza.

El director de la obra, Luis Bernardeu, señaló que «la principal característica del puente es la instalación de seis cables de acero que soportan todo el peso de la estructura». El alcalde recalcó que «este puente es solo el inicio de una serie de actuaciones que se realizarán en los próximos meses y que revitalizarán el turismo, como la construcción de una tirolina que cruzará por encima del puente, el establecimiento de una ruta de escalada y un mirador».

Abierto al piragüismo

Con la puesta en funcionamiento de este puente, se permitirá el próximo año la práctica del piragüismo y se construirán dos embarcaderos; solo falta la empresa que lo gestione, según Melgarejo. Sin duda alguna, se trata de un puente muy atractivo para senderistas y vecinos que lo transiten y, al mismo tiempo, se ha convertido en un complemento de las nuevas instalaciones turísticas y deportivas de Ojós, que facilitará también el acceso a las propiedades de los agricultores de la localidad en la margen izquierda del río Segura.