El emblemático reloj de la parroquia de San Pablo vuelve a marcar las horas gracias a “la ilusión, el esfuerzo y la voluntad de todo un pueblo”

0
641

Este sábado tuvo lugar en Abarán la reinauguración del emblemático reloj de la parroquia de San Pablo, después de que haya sido reparado con mucho mimo por la empresa abaranera Ariño Hermanos.

Publicidad

Este proyecto ha sido obra de todo un pueblo que ha respondido solidariamente a la iniciativa surgida por parte de, José S. Carrasco, Cronista Oficial de la Villa, arropado por un grupo de “soperos activos”, como él mismo lo definió cariñosamente, en el que se encuentra: Piti, Jesús Yelo, Javi, Jesús de la Marica Damián, Álvaro, Pepe Gil y la Asociación de Amas de Casa, con el beneplácito de el párroco del templo, D. José Maria Hidalgo y del propio alcalde de la localidad, Jesús Gómez, quien le prestó apoyo económico y moral. Además se contó con la ayuda de los abaraneros de dentro y de los de “más allá de la garita” como Pedro Augusto, Miguel López y otros muchos que pronto mostraron su interés por colaborar con esta iniciativa, porque a pesar de estar lejos, “sienten a su pueblo en lo más hondo”.

El poner en marcha el reloj, que estaba parado durante tanto tiempo, dijo José S. Carrasco, “lo ha conseguido la voluntad vecinal. Lo ha conseguido un pueblo que no tiene que esperar a que vengan desde arriba las soluciones, si no que desde abajo se puede poner en marcha con ilusión, esfuerzo y voluntad”.

Durante el acto, que contó con la presencia de numerosos vecinos y vecinas, se reconoció públicamente por parte de Antonio Ariño, uno de los copropietarios de la empresa Ariño Hermanos, la labor que han realizado a lo largo del tiempo “los cuidadores de esta bonita maquinaria que marca las horas”, como lo fueron: José Gómez Carrillo, Joaquinín de la Vejez, José María Tornero, Benjamín Caballero y en la actualidad, Jesús Bru Amorós.

El acto acabó con unas palabras del alcalde, quien puso en valor el apoyo vecinal en la puesta en marcha de este reloj, como un claro ejemplo de cómo este pueblo puede salir adelante, “si trabajamos unidos, si dejamos a un lado las cosas que nos diferencian y nos centramos en las cosas que nos unen”.

Publicidad