Comunicado de prensa. "La Carrahila" constata deficiencias en la obra de rehabilitación de la Noria Grande de Abarán

0
673

La Asociación Cultural La Carrahila, asegura en un comunicado de prensa que tras revisar las obras de restauración que se están llevando a cabo en la Noria Grande, éstas presentan graves deficiencias.

Publicidad

Comunicado de prensa:

En la tarde del domingo 15 de septiembre, miembros de la Asociación Cultural “La Carrahila” realizaron una visita para inspeccionar cómo se estaban desarrollando las obras de rehabilitación de la Noria Grande de Abarán; reconocimiento ejecutado desde el exterior de la valla que protege dicho artilugio hidráulico. Se exponen, a continuación, las conclusiones extraídas por esta asociación sobre el desarrollo de dicha rehabilitación; escrito que, a modo de instancia, se ha presentado esta misma mañana a la Dirección General de Bienes Culturales de la CARM.

– La obra de rehabilitación de la Noria Grande se encuentra en la fase en que los operarios están confeccionando los cangilones, a la vez que se está aplicando una capa de impermeabilización a base de emulsión bituminosa, que, al parecer, está conforme a la norma UNE 104231 tipo ED. Advertimos que este producto es muy contaminante, más cuando está en contacto con el agua, además de producir desgaste en la fibra de la madera.

– Se ha percatado que la madera empleada para la construcción de las palas, así como de las partes inferior y superior de los cangilones, es de una calidad indiscutiblemente inferior a la que se tiene que emplear (por ejemplo, madera de iroko, pino oregón…). En concreto, para dichas partes de la rueda, la empresa de la obra de rehabilitación está empleando, sorprendentemente, láminas de madera empleadas para la confección de suelos de interior, es decir, madera de mediocre calidad para un artilugio hidráulico, más cuando éste tiene la condición de Bien de Interés Cultural. Esta misma madera ya fue aplicada en la última rehabilitación, dando un resultado pésimo. Recordamos que, con la puesta en funcionamiento de la noria en octubre de 2016, la mitad de cangilones no elevaban agua, teniéndose que recurrir al poliuretano.

Láminas de suelo de madera de interior colocadas a pie de obra antes de cortarse.

– Se ha observado que dichas láminas de madera se han curvado o están en fase de hacerlo, debido a que están expuestas a la intemperie y a su mala calidad. Esto es apreciable en la madera que está esperando cortarse a pie de obra, como se observa en una de las fotografías de abajo. La consecuencia más directa del empleo de esta madera de mala calidad será que los cangilones no estén debidamente cerrados (debido a su curvatura manifiesta), con la consecuente merma en el caudal de agua a elevar, así como su durabilidad a corto plazo; aspecto que también es extrapolable a las palas que aguantan el empuje de la corriente del agua. Es evidente que las láminas de madera machihambradas no dejan hinchar y las pestañas machos hacen efecto de palanca, con la consecuente deformación. En esta fotografía se observa que este mismo tipo de madera fue empleado en la anterior rehabilitación (octubre 2016), estando curvada y resquebrajada tres años después.

Otro grave aspecto que se ha podido analizar es que la rueda no está debidamente alineada, presentando curvaturas en su perfil. Esto es consecuencia de que el armazón de la noria se ha destensado, posiblemente porque, al comienzo de la obra, se le extrajo elementos que no fueron repuestos con inmediatez. Hay que recordar que, en esta obra de rehabilitación, el armazón de la rueda ha estado mucho tiempo sin ser trabajado, apareciendo tensiones en los radios y tirantes, con el consecuente desalineamiento. El que la rueda esté desalineada puede suponer que, en el mismo instante en que comience a girar, roce o choque con la estructura de obra que la mantiene. Otras consecuencias pueden ser que la rueda no gire o que se destruya parcialmente al chocar con dicha estructura.

Ante estas graves observaciones, desde la Asociación Cultural “La Carrahila” se ha instado a la Dirección General de Bienes Culturales de la CARM que, en la mayor brevedad posible, envíe técnicos a la obra de rehabilitación de la Noria Grande de Abarán para que supervisen las graves deficiencias observadas por esta asociación, con el fin de que puedan ser subsanadas antes de que concluya dicha rehabilitación.


Abarán, a 18 de septiembre de 2019.

Publicidad