El investigador blanqueño Juan Carlos Molina forma parte de un proyecto para proteger las reservas marinas

0
320

Las reservas marinas son áreas que contribuyen a la explotación sostenida de los recursos de interés pesquero, con unas medidas de protección específicas, debido a su relevancia en materia de conservación de especies y reproducción de las mismas que las distingue de los caladeros tradicionales. Estos espacios requieren de un gran control debido a su especial sensibilidad a la actividad del ser humano y las alteraciones y perturbaciones que provocan en los entornos marinos, lo que motiva restricciones o prohibiciones de actividades humanas que sean perjudiciales. Noticia publicada en La Verdad.

Publicidad

Para gestionar este espacio, la División de Automatización y Robótica Autónoma (DAyRA), integrada dentro del grupo de investigación IEER de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), lleva ya tres años investigando en una solución con la aplicación de drones marinos para la vigilancia, monitorización e inspección autónoma de reservas marinas durante periodos largos, con el fin de ayudar a reducir las potenciales acciones ilegales sobre estas áreas.

Y lo hacen gracias a un equipo multidisciplinar con especialistas en electrónica, robótica y telecomunicaciones, en el que se encuentra el blanqueño Juan Carlos Molina, motivados por la Dirección General de Agricultura, ganadería, Pesca y Acuicultura de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, que dio lugar esta línea de investigación y, a su vez, está fundamentando una tesis doctoral.

Hemos conseguido logros como la vigilancia autónoma de áreas designadas a escala de la reserva integral de Cabo de Palos–Islas Hormigas probados en el Mar Menor. Los experimentos a escala bajo condiciones más favorables de oleaje y viento permiten probar y depurar el sistema, manteniendo al margen las dificultades debidas a condiciones externas adversas. Se realizan en un escenario más seguro al tiempo que mantienen el desafío», detalla Juan Carlos Molina, investigador del proyecto. Noticia completa en La Verdad.

Publicidad