La Comunidad proyecta en Blanca un sistema avanzado de depuración a través de humedales artificiales y tratamiento solar

0
259

La Comunidad participa en un proyecto europeo para desarrollar un sistema avanzado de depuración a través de humedales artificiales y tratamiento solar, que está desarrollando en las instalaciones de la planta de Blanca. El director gerente de la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (Esamur), Ignacio Díaz, destacó que “se trata de utilizar tratamientos convencionales ecoeficientes para regenerar aguas residuales urbanas con mínimos costes de operación y máximos beneficios ambientales, aplicables a municipios pequeños, fomentando la sostenibilidad”.

Publicidad

La Región participa en el proyecto Aquacycle, junto a El Líbano, Túnez, Grecia, Malta y la Plataforma Solar de Almería, que pretende asimismo dar un paso más en el proceso de depuración para eliminar los contaminantes emergentes, que proceden del perfume, los fármacos o los productos de higiene personal. Aunque la normativa no exige este nivel de tratamiento y regeneración de las aguas residuales, se impulsan posibles soluciones para erradicar su presencia en ellas.

Esta iniciativa está impulsada y financiada por la Unión Europea con un importe de más de 2,8 millones de euros. La primera fase del proceso consiste en una digestión anaerobia para eliminar una parte importante de la carga contaminante de entrada. Díaz reseñó que “entre las principales ventajas de este sistema destaca la eliminación importante de contaminación, alrededor de un 70 por ciento, con casi nulo consumo energético y con baja producción de lodos, que además producen biogás para generar energía eléctrica para autoconsumo”.

Para avanzar en el tratamiento y dejar el agua tratada con una calidad óptima se usarán humedales artificiales, que reproducen los procesos de tratamiento de agua en espacios naturales.

Finalmente, le sigue un tratamiento solar cuyo objetivo es la desinfección del agua mediante energía solar y la eliminación de contaminantes emergentes, obteniéndose un agua en perfectas condiciones para su reutilización en riego agrícola o para su vertido al medio, superando ampliamente los parámetros exigidos en la legislación actual.

Las obras del proyecto, que están en fase de contratación, tienen un plazo de ejecución de tres meses, a partir de su adjudicación.

Publicidad