La Guardia Civil desmantela en Abarán una plantación de marihuana y detiene a sus dos responsables

0
1020

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de los servicios orientados a prevenir y perseguir el tráfico de drogas, ha desarrollado en Abarán la operación ‘Antiquitaten’, una investigación que se ha saldado con la desarticulación de un invernadero clandestino tipo indoor.

Publicidad

Tras la operación, la Benemérita ha detenido a las dos personas que regentaban la infraestructura dedicada al cultivo ilícito de marihuana como presuntos autores de los delitos contra la salud pública, por cultivo o elaboración de drogas, tenencia ilícita de armas de fuego y defraudación de fluido eléctrico; han desmantelado el invernadero tipo indoor que albergaba más de medio millar de plantas en avanzado estado de crecimiento y prácticamente listas para su corte y manipulación, y se han incautado de 60 gramos de cogollos de marihuana, varias dosis de heroína, una escopeta de caza con los cañones recortados, una carabina, dos vehículos y todos los útiles relacionados con el cultivo y manipulación del cannabis.

Las actuaciones se iniciaron el pasado mes de marzo, cuando efectivos de Prevención de Seguridad Ciudadana de la Benemérita tuvieron sospechas de la existencia de una plantación de interior, tipo indoor, habilitada en un inmueble, por lo que se abrió la operación para verificar los hechos y, en su caso, esclarecerlos.

La investigación llevó a los guardias civiles, especializados en Prevención de Seguridad Ciudadana, hasta un inmueble de grandes dimensiones de Abarán, anteriormente con actividad comercial, en el que, al parecer, se había construido en su interior un invernadero para cultivar grandes cantidades de marihuana.

Los discretos dispositivos de vigilancia efectuados sobre el inmueble permitieron constatar que recibía un elevado número de visitas, incluso a horas intempestivas, aunque el mismo no tenía actividad mercantil, unos hechos que aumentaron las sospechas sobre el inmueble y lo que supuestamente albergaba.

Tras identificar a los dos sospechosos, un hombre y una mujer, y tras obtener todos los indicios necesarios, previa autorización judicial, la Guardia Civil ha efectuado la entrada y el registro del inmueble, en el que se ha hallado un invernadero clandestino tipo indoor, que tenía, en última fase de cultivo, 531 plantas de marihuana y un sofisticado dispositivo de ventilación, calefacción, iluminación y riego.

Además de la plantación de cannabis y todos los elementos asociados a la misma, entre otros objetos, los investigadores se incautaron de una escopeta de caza del calibre 12/70, que había sido ilícitamente manipulada cañones recortados y pintada de negro para ocultarla mejor y utilizarla como arma de defensa o ataque.

Durante el registro, los guardias civiles descubrieron que toda la instalación dedicada al cultivo intensivo del cannabis tenía una conexión ilegal a la red de fluido eléctrico.

La fase de explotación de la operación culminó con la detención de los dos sospechosos como presuntos autores de los delitos contra la salud pública, por cultivo o elaboración de drogas, tenencia ilícita de armas de fuego y defraudación de fluido eléctrico.

La Guardia Civil continúa con la investigación, no descartando que se produzcan más actuaciones y detenciones vinculados a la trama delictiva dedicada al tráfico de drogas ahora desmantelada.

Los detenidos españoles, de 51 y 27 años, y vecinos de Abarán la droga aprehendida, los efectos recuperados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Cieza (Murcia).

Tercer golpe al cultivo ilícito de marihuana este mes

La operación ‘Antiquitaten’ es la tercera investigación relacionada con el cultivo ilícito de marihuana efectuada en el mes de julio. Durante los últimos días se han desarrollado las operaciones ‘Monigotes’ e ‘Igor Roi’ en Calasparra y Bullas respectivamente.

En la primera se descubrió y desmanteló una gran plantación de marihuana ubicada en plena zona montañosa del municipio calasparreño, que tenía alrededor de 3.000 plantas de cannabis y en la que se detuvo a los dos individuos que se encargaban de su cultivo y vigilancia.

En el segundo caso, en Bullas, la Guardia Civil desmanteló dos plantaciones de marihuana tipo indoor, dedicadas al cultivo intensivo del cannabis, en las que se incautaron más de 200 plantas y todos los efectos relacionados con la actividad ilícita esclarecida. La operación ‘Igor Roi’ culminó con tres detenidos por delito contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

Publicidad