La Guardia Civil dice que el acusado de tratar de violar y asesinar a su tía abuela tiene una «apetencia sexual implacable»

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Print

La Guardia Civil percibió en el acusado de matar y tratar de violar a su tía abuela, de 82 años, en Abarán una «apetencia sexual implacable». El juicio contra Joaquín G.V., para el que la Fiscalía reclama la primera prisión permanente revisable de la Región, siguió este miércoles con la declaración de algunos de los miembros de la Benemérita que participaron en la investigación del crimen.

Noticia publicada por La Verdad.

Uno de los responsables de la Policía Judicial explicó que, desde el principio, descartaron el móvil económico en la muerte de Maruja Velandrino al hallar en la vivienda abundante dinero en efectivo y joyas que un hipotético ladrón se habría llevado. El testigo relató las indagaciones que el grupo realizó en el entorno de la octogenaria y concluyó que, tras investigar a algunos de sus familiares, Joaquín «era la única persona con una motivación».

El agente hizo hincapié en que, tras pinchar el teléfono móvil del sospechoso, de 41 años, descubrieron que «mantenía conversaciones muy abruptas con mujeres de su entorno familiar». Sostuvo que el procesado mantenía encuentros diarios para tener sexo y que, en su opinión, «tenía una obsesión compulsiva con la actividad sexual». Todos los indicios, subrayó, apuntan a que pudo acabar con la vida de su tía abuela por un móvil sexual.

Un móvil ‘pinchado’

A preguntas del letrado de la defensa, Pablo Martínez, un teniente del Instituto Armado asumió, sin embargo, que, en el tiempo que tuvieron pinchado el teléfono del procesado, no observaron que acosara a ninguna mujer. En ese caso, subrayó el funcionario, lo habrían detenido.

En el transcurso de su declaración, este investigador también explicó al jurado que en el registro del automóvil de Joaquín se hallaron dos navajas que podrían ser «compatibles» con el crimen. El letrado de la defensa incidió, no obstante, en que esas armas tenían 1,4 centímetros de largo y que una perito del Instituto Nacional de Toxicología determinó que el arma homicida debía tener como mínimo 1,7 centímetros. Un asunto que deberá esclarecerse en los próximos días, cuando el jurado asista a las periciales del caso.

En la primera sesión de la vista, Joaquín negó que acabara con la vida de su tía abuela, María Velandrino, y que la tratase de atacar sexualmente. «Yo a mi tía la respetaba», recalcó. «No he matado ni violado a nadie. Es un disparate lo que están haciendo conmigo».

OTRAS NOTICIAS RECIENTES

EVENTOS

RADIO ABARÁN - 107.8 F.M. - SÍGUENOS, CONOCERÁS AL INSTANTE LAS ÚLTIMAS NOTICIAS

Radio Abarán. Desde 1984 compartiendo la actualidad del municipio de Abarán y el Valle de Ricote.

Contáctanos: radioabaran.info@gmail.com

 

Secciones

Contenidos

Quienes somos