No es justo. Por el abaranero Carmelo Gómez Martínez

El abaranero Carmelo Gómez Martínez, Presidente de la Sociedad Murciana de Enfermería Geriátrica y Gerontológica publica un artículo de opinión en el diario La Verdad sobre el caso de dos auxiliares que supuestamente maltrataron a una anciana en una residencia de Tarrasa.

Después de ver y escuchar la terrible noticia de las dos auxiliares que supuestamente han maltratado a una anciana en una residencia de Tarrasa, todavía no he podido dejar de sentir rabia, y mucha pena. También estoy convencido de que por varios motivos una injusticia aflora en todo esto, y no solo la más evidente.

Por un lado, no es justo lo ocurrido para cientos de miles de personas mayores, muy frágiles (no solo físicamente), que dependen de nosotros, que no tienen a quien recurrir para que les sustituyan en la realización de las mínimas y elementales tareas diarias. No me cansaré nunca de denunciar que no es justo el precio con el que estamos pagando a nuestros mayores tanto sacrificio y esfuerzo para levantar un país al que nos estamos cargando sus nietos, nosotros solitos, sin ayuda de nadie. Reconozco que he visto el vídeo que circula por internet un par de ocasiones, y no por morbo, como otros. La primera vez no pude terminar de visionarlo; me puede mucho la incapacidad de reaccionar ante lo injusto. Ya a la segunda aguanté, con el fin de captar todos los matices, pruebas necesarias antes de emitir un juicio moral y ético. Pobre mujer, pobre persona humana indefensa. No es únicamente una cuestión física, también de impotencia al contemplar como al burlarse de ella, también estas niñatas lo hacían de todas las personas mayores vulnerables. Lo que define su acción como maltrato es que este provenga de personas en quienes las familias habían depositado toda su confianza. Los hijos dejan en nuestras manos a sus seres más queridos con la esperanza de que les cuidemos. No solo es cuestión de atenderlas, es algo más profundo.

Tampoco es justo lo ocurrido para un sector, el de las residencias de personas mayores, tan poco querido y acogido dentro de una sociedad que las creó exclusivamente para esconder sus vergüenzas ‘sociales’, a modo de chivos expiatorios. Otra vez, aprovechando que el Pisuerga pasa por la bella ciudad de Valladolid, salen a la palestra las residencias y su maldita leyenda negra, sin que ninguna administración pública, la que las utiliza, salga en su defensa. Artículo completo publicado en La Verdad .

Farmacia de guardia

Farmacia La Plaza, licenciado D. José Ruiz, en la Plaza Vieja (Hasta el 3 de diciembre) 3

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

OTRAS NOTICIAS RECIENTES

EVENTOS