Medina Siyâsa techará sus calles y casas

0
358

Desde Siyâsa, el antiguo poblado que se asienta en la ladera meridional del cerro del castillo de La Atalaya, en Cieza, las vistas al Valle de Ricote sorprenden por su belleza. Noticia publicada por La Verdad.

Hace más de setecientos años, también lo hacían por su valioso campo de visión. El lugar, situado a unos 300 metros de altitud, es un enclave estratégico desde el que se controlaban las tierras adyacentes. Estuvo poblado por los árabes entre los siglos XI y XIII. Hacia 1266, sus habitantes lo abandonaron con la intención de volver, tapiando puertas y ventanas para proteger sus viviendas, pero no lo hicieron, y fue el tiempo el que terminó enterrando sus calles.

Medina Siyâsa, nombre con el que se conoce a este despoblado islámico, comenzó a excavarse a principios de los años 80 de la mano de Julio Navarro. Fruto de aquellas actuaciones, centradas en la zona sur del conjunto arqueológico, coronado por un castillo del que solo se conservan unos pocos muros, emergieron 19 viviendas perfectamente delimitadas; algunas de ellas incluso con tabiques de hasta tres metros de altura que hoy están reducidos a más de la mitad.