Archivo definitivo de las denuncias contra García Yelo y la Comunidad de Regantes de Abarán

0
293


El periódico La Verdad publica hoy la resolución judicial adoptada por la Audiencia Provincial de Murcia, respecto a los dirigentes de la Comunidad General de Regantes de Abarán integrada por tres comunidades de regantes, la cual ha supuesto el archivo de manera definitiva a las diligencias previas de investigación iniciadas por la Fiscalía de la Región de Murcia hace más de diez años, cuando la sede de los regantes en la localidad fue intervenida por los agentes de la Guardia Civil.

Publicidad

Uno de los abogados de la Comunidad de Regantes, Javier Pérez, recuerda que este asunto arrancó «a raíz de varias denuncias anónimas que, en realidad, partieron de usuarios disidentes de esas comunidades de regantes y que se dirigieron contra el que fuera presidente, José Joaquín García Yelo, y ocho directivos, a los que se les imputaban varios delitos societarios, fiscales y contra el medio ambiente». La decisión adoptada ahora por la Audiencia Provincial de Murcia viene a ratificar el auto dictado en agosto de 2020 por el Juzgado de Instrucción número 2 de Cieza, en el que ratificaba el sobreseimiento y archivo de las diligencias penales, desestimando el recurso de reforma interpuesto por varios comuneros contra la resolución dictada por ese juzgado el 10 de febrero de ese mismo año.

La resolución de la Audiencia Provincial ratifica el auto del Juzgado de Instrucción número 2 de Cieza, que dictó el sobreseimiento y archivo de las diligencias penales

«Grave daño»

Igualmente, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) resolvió que los acuerdos adoptados por la asamblea de la Comunidad de Regantes de Abarán se ajustaban a la legalidad. Fuentes de la propia Comunidad de Regantes y el propio letrado Javier Pérez lamentaron «el grave daño causado a una serie de personas, alguna de ellas ya fallecida». Otros, según el abogado, «aunque siguen vivos no lo van a poder celebrar porque no recuerdan nada, porque a sus más de 80 años han estado sometidos a una serie de vejaciones que han terminado por minar gravemente su salud», argumenta Pérez.

Publicidad